REFLEXIÓN SOBRE EL DEBIDO PROCESO Y LA JUSTICIA

En los medios de comunicación de Colombia hemos visto últimamente cómo se han dejado en libertad a ciertas personas que presuntamente han cometido actos delictivos graves, por razones de respeto al debido proceso. Aunque no es del caso entrar a discutir estas decisiones que se hacen con base en normas legales, y las cuales hay que acatar y respetar; es importante tener en cuenta que éste es un derecho fundamental ( el del debido proceso), pero que no se puede vulnerar la justicia por formalismos, o por excesivos formalismos. En nuestro país cuando se habla de excesivo formalismo, se utiliza el término de "santanderismo", sin embargo, más que "santanderismo", lo que hay en Colombia es exceso de respeto a las formas y no de legalismo, lo que puede llevar a afectar la aplicación de la justicia que es el fin en últimas. Hacemos un llamado a los legisladores colombianos para que se hagan ajustes en los procedimientos penales, y estos puedan cumplir con los propósitos de castigar a quienes afecten un bien jurídico tutelado de forma efectiva y certera.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Más justicia, menos formalismos.

alejopz dijo...

Saludo Francisco. Gracias por la visita, haré un recorrido por tu blog, ya te contaré y gracias por visitar el mio.

Luis Carlos dijo...

Saludes Sr.Francisco. Gracias por el mensaje, aunque no me llevo tan bien con las leyes, interesante saber que existen quienes hablen de ellas.

Ciul

Francisco dijo...

Gracias por la visita alejopz y luis carlos, un saludo

Claudia dijo...

Hola, felicitaciones por el blog.
Creo que el debido proceso implica necesariamente una serie de formalismos que son necesarios justamente para sostener el debido proceso.
Ahora bien, estoy de acuerdo contigo en que muchas veces ese formalismo es excesivo.
Aqui en Uruguay lo que ocurre es que en pro del debido proceso no se libera a personas, sino que se las priva de libertad en forma preventiva mientras se decide (en el proceso) si esa persona es culpable o no.
Lo cual es una inversión del principio de inocencia.
Así que como te imaginarás, nuestras carceles estan repletas de personas que formalmente son inocentes.
Esto es tan aberrante como dejarlos libres por simples formalismos.

Saludos

Francisco dijo...

Gracias por su visita Claudia, un saludo.

Alicia dijo...

Mi percepción es que los derechos deben ponderase al igual que los principios generales del derecho, el debido proceso particularmente, es uno de los pilares del estado social de derecho, y en esa medida su protección debe estar en el principal lugar tanto para el operador judicial como para la autoridad que ejerza funciones de policía judicial. De tal suerte que si unos y otros actúan en derecho no nos veremos inmersos en estas situaciones. Pienso que no puede hablarse de exceso de formalismos cuando de proteger la libertad de los ciudadanos se trata. Aún cuando no siempre obre a favor de los "buenos".

Francisco dijo...

Gracias por tu comentario Alicia, el problema es el exceso de formalismo, gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

holaaaaa.... dejandole un saludo

Att: la señorita decente

Astrovago dijo...

Hola!!

Respecto a este tema, es malo que haya un exceso de formalismo, aunque casi peor sería la falta de seriedad a las normas. El problema radica en los cimientos: las leyes son la pescadilla que se muerde la cola, ya que muchas veces una ley en el mismo código penal tiene otra que por una serie de circunstacias tiene su opuesta (no sé si me explico).

Como dice el refrán: quien hizo la ley, hizo la trampa; y aquí en España, desgraciadamente lo vemos casi a diario, aunque muchas más veces se ve cómo se imparte justicia claramente.

De todo hay en el mundo, pero no hay que resignarse, sino luchar para que este mejore.

Saludos!!