McCAIN, CLINTON U OBAMA: ¿QUIÉN SERÁ?

Las elecciones primarias de los partidos demócrata y republicano para determinar al nominado para la presidencia de Estados Unidos están muy reñidas. En el lado republicano, las cosas se ven más despejadas, el senador por el Estado de Arizona John McCain será el candidato de su colectividad, mientras que en el bando demócrata las cosas todavía no se aclaran.
Sin embargo, ya estaría definido que el próximo presidente de Estados Unidos serían o John McCain o Hillary Clinton o Barack Obama. Entre estos tres senadores estaría el reemplazo en la Casa Blanca de George W. Bush.
Aunque McCain a la fecha no alcanza el número de delegados que se requieren para obtener la nominación, todo indica que las fuerzas de su partido lo acompañarán para tal fin. El excandidato Mitt Romney en esta semana le brindó su apoyo a McCain, y sólo falta que Mike Huckabee también proceda a declinar su aspiración y aceptar que ganó el senador por Arizona.
McCain es un héroe de la Guerra de Vietnam, es un republicano moderado, e incluso en algunos aspectos ha sido muy crítico con la Administración Bush. McCain tiene 72 años, y ya se había presentado a la nominación a la presidencia pero había perdido con Bush en 2.000.
El problema de McCain ha sido convencer al ala ultraconservadora del Partido Republicano para que lo apoye, sin embargo, una vez se decanten las cosas a estos les tocará aceptar a McCain. El senador por Arizona tendrá que escoger como candidato a la vicepresidencia a una persona que recoja precisamente los intereses de ese sector del partido, aunque con el apoyo de Romney muy seguramente el ex gobernador de Massachusetts estará en primera fila para ese ofrecimiento. El candidato Mike Huckabee también podría estar en los planes de McCain para la vicepresidencia, ya que representa al ala religiosa del partido republicano muy ligada al sector ultraconservador. Aunque todavía es prematuro hablar de vicepresidentes, estos serán claves en las elecciones de noviembre donde los partidos deben llegar unidos.
Por el lado demócrata las cosas no están tan fáciles, Hillary Clinton había llegado con un favoritismo absoluto, pero hoy día su contrincante Barack Obama pone a dudar a los analistas sobre la viabilidad de la campaña de la exprimera dama de la Nación.
Hillary Clinton sin embargo, cuenta con el apoyo de su esposo, quien tiene mucho prestigio en su país y en el exterior, también tiene el respaldo de las fuerzas tradicionales del partido demócrata, y sobretodo de muchos empresarios de Estados Unidos. La señora Clinton es abogada de la Universidad de Yale, ha tenido una carrera muy exitosa en el mundo corporativo, y fue primera dama durante ocho años, tiempo que invirtió en apoyar a su marido en varios temas, y desde algunos años para acá es senadora por el Estado de Nueva York.
Hillary Clinton es la favorita todavía, pero su campaña ha tenido problemas internos, precisamente en esta semana se separaron de sus cargos la directora y el subdirector, las donaciones se han ido hacia su contrincante Obama, y no gana desde el supermartes ninguna elección primaria ni caucus, aunque los resultados de Nuevo México llegaron retrasados y Clinton ganó allí. Este favoritismo está basado en las elecciones primarias de Texas y Ohio, donde se pronostica un triunfo rotundo de Clinton, estados que dan bastantes delegados para la convención de agosto. Así mismo Hillary tiene más superdelegados en su haber, los cuales podrían inclinar la balanza a su favor.
En el tema hipotético de que Clinton obtuviera la nominación, la escogencia del vicepresidente sería delicado, ya que necesariamente la senadora tendría que contar con el apoyo de Obama. Un partido dividido en noviembre tendría un efecto devastador, y por lo tanto Clinton necesariamente debería obtener el apoyo de Obama, y por lo tanto podría ser su vicepresidente. En el caso de que Obama no aceptara, lo cual sería muy malo para las aspiraciones de Clinton, estarían como posibles candidatos John Edwards y Bill Richardson. El primero ya fue candidato a la vicepresidencia con John Kerry en 2.004, y el segundo es gobernador de Nuevo México y fue secretario de energía de Bill Clinton.
Las cosas para Hillary Clinton están complicadas, ya que Obama ha ganado últimamente por goleada en varios estados como Luoisiana, Nebraska, Washington, Maine, Maryland, Virginia y el Distrito de Columbia, y la visión que tiene la gente es que su campaña está emproblemada, lo cual sea cierto o no es muy nocivo para su candidatura, pero hay que esperar hasta las elecciones en Texas y Ohio para saber qué pasa con Clinton.
Barack Obama, nacido en Hawaii, de papá africano y de madre norteamericana, abogado de Harvard, y senador por Illinois, es la sensación de la actual campaña, su carisma y carácter lo han convertido en el elemento animador de esta contienda que se pronosticaba aburrida y predecible. Cuando ganó en Iowa, y despúes perdió en New Hampshire, todos dijeron que había sido una luz temporal, pero cuando en el supermartes obtuvo más estados a su favor que Clinton, y cuando obtuvo su victoria en las elecciones del Potomac, todos han cambiado de parecer sobre su candidatura, que hoy en día se muestra muy seria y en alza.
Obama ha generado mucho entusiasmo en el público afroamericano lógicamente, pero su bastión principal han sido los jóvenes. El reto para este político será demostrar que puede revertir las tendencias en estados claves como Texas, Ohio y Pensilvania, que su candidatura no es sentimental, y que podría derrotar a los republicanos en noviembre. Si Obama obtiene la nominación de su partido, las cosas serán más difíciles para él a la hora de escoger vicepresidente, ya que lo más obvio es que Hillary lo acompañara, pero no es misterio que desde hace años la señora Clinton quiere ser presidenta y no vicepresidenta. Aunque es prematuro asegurarlo, si Obama gana esta nominación, y Hillary no se le mide a ser su compañera de fórmula, el senador por Illinois tendría que ser muy creativo y escoger a una gran figura del partido que le asegurara la unificación en noviembre para no perder con McCain. John Edwards, Bill Richardson estarán en la baraja, pero no sería lo mismo que contar con Hillary, para lo cual Obama tendrá que emplearse a fondo para escoger a su vicepresidente si logra ganar las primarias totales de su partido.
En todo caso, entre estas tres personas está seguramente el nombre del presidente de Estados Unidos que asumirá en enero del 2.009, ya veremos quién de estas tres figuras tuvo las cosas a su favor.

2 comentarios:

dr. jekyll y mr. hyde dijo...

En tono serio: por primera vez en mi corta existencia veo que se presentan alternativas tal vez no nuevas (igual son los mismos partidos, y por ende muy seguramente las mismas políticas), pero si mas atractivas y diferentes, una mujer y un afro-descendiente, por el lado de Mc Cain, a mi juicio se parece mucho a Bush padre (tienen hoja de vida calcada), por lo tanto por ese lado la cosa no cambia mucho.
En tono de broma: Seria magnifico ver a una mujer en el despacho oval y a cargo de una de las naciones mas poderosas del mundo (y aqui en América ya van varias), con tal que no sea por vengarse de su marido de la misma forma....

Francisco dijo...

dr jekyll y mr hyde: Hay nuevos vientos o por lo menos eso creemos. En todo caso si gana Hillary o Barack, sería interesante ver esta situación diferente. Saludos.