El futuro de los abogados y su función social

Como muchos han podido darse cuenta este blog tiene bastantes reflexiones sobre la profesión de abogado. Para algunos es una pérdida de tiempo, ya que los parámetros de nuestro querido oficio están bien definidos por el mercado laboral. La sociedad necesita abogados, es indiscutible, la complejidad del ordenamiento jurídico convierte a los abogados en una necesidad. Sin embargo, desde que estudié derecho nunca he estado conforme con cierto tufillo pragmático de la profesión, los abogados no nos damos cuenta del rumbo que ha tomado nuestra profesión y de nuestro lugar en la sociedad. El abogado conoce el ordenamiento jurídico o una parte de éste y ayuda a sus clientes a resolver un problema derivado de un conflicto con la Ley. Nuestra profesión, si es bien administrada puede dar dividendos muy suculentos en materia monetaria, hay abogados que son realmente millonarios por el ejercicio de la profesión, tanto de manera legal y ética como de manera ilegal y poco moral. Los abogados hemos perdido la brújula de nuestra función social, y no por culpa nuestra, por culpa del mismo entorno cultural y social donde el dios dinero es la única deidad a la cual se le rinde culto y veneración en realidad.
En el marco del "2011 Blawg reflection year" del reciente blog creado por mí "Blawgs Global Society", hago esta reflexión, valga la redundancia, ¿hacia dónde va nuestra profesión? ¿Qué lugar tiene la profesión de abogado en un mundo cada vez más globalizado ? ¿Qué está pasando con el ordenamiento jurídico de los Estados y el ordenamiento jurídico global ? ¿ Será necesario crear un programa de estudios en Derecho globalizado ? ¿ Nuestra profesión está dando satisfaccióna a las necesidades de la sociedad global ? ¿ Estamos contribuyendo los abogados a resolver los problemas globales de pobreza y hambruna en el mundo ? ¿ Debe dar un timonazo nuestra profesión para ser más útil en términos sociales ? ¿ Debe simplificarse el ordenamiento jurídico global para crear normas más claras y más eficaces ? Todas las anteriores preguntas deben resolverse en conjunto, como un punto de meditación, y de discusión, debe reflexionarse sobre esto en las facultades y escuelas de Derecho, en las asociaciones profesionales de abogados, en los centros de investigaciones jurídicas.
Cuando estaba en primer año de carrera un profesor se burló de mí porque le dije que quería ayudar a resolver problemas cuando fuera abogado, me preguntó si yo desde pequeño había soñado con esto. Ahora y después de varios años sigo pensando que los abogados estamos para resolver problemas no sólo a nuestros clientes sino a la sociedad en general, una sociedad global con demasiados problemas que requiere de soluciones colectivas. Muchos piensan que debe desestimularse el estudio de la carrera de Derecho y aumentar la oferta de programas en Tecnología, ya que según dicen el desarrollo está en el conocimiento de estos saberes técnicos y no en el social. Yo creo que la profesión de abogado seguirá siendo útil en la medida que los profesionales del Derecho seamos útiles no sólo para nosotros mismos y para nuestros clientes, sino para la sociedad en su conjunto. Necesitamos de más abogados con espíritu y conciencia social, de abogados universales, de abogados que no sólo se enriquezcan por el nivel de complejidad del ordenamiento jurídico sino de abogados que enriquezcan la sociedad en su conjunto.
La sociedad humana enfrenta desafíos que desbordan la capacidad del hombre, como los desastres naturales, ¿cómo puede un abogado ayudar en una situación de éstas ? ¿Dando dinero? Es una pregunta que suena absurda, pero que me viene a la mente cuando veo países arrasados por terremotos e inundaciones, ahí los abogados servimos mucho o poco. La pregunta podría estar fuera de lugar, porque nada tiene que ver, pero creo que sí es pertinente hacerla. Una legislación global para asumir este tipo de catástrofes es urgente, para que las ayudas de los gobiernos sean más eficaces y rápidas, para que los recursos donados no se puedan utilizar por culpa de trámites y procedimientos absurdos. Sin embargo, nadie piensa en esto, porque no es rentable, porque está fuera de lugar, porque parece absurdo, aunque nos hemos acostumbrado a lo absurdo de ciertas conductas por simple conformismo mediocre. Desde hace rato vengo pensando y proponiendo la creación de un derecho de la filantropía, que se estudie en la facultades de derecho una legislación para ayudar a los más necesitados, sin embargo, eso como que está fuera de contexto, o es disonante. Este año 2011 pensemos en nuestra profesión, en cómo hacerla más útil para toda la sociedad, en cómo volverla más rentable colectivamente y no sólo individualmente, suena utópico, pero es que los cambios que no hagamos nosotros mismos los harán otros (como decía un senador en la posesión de un presidente de Colombia), la frase hoy viene al caso.


3 comentarios:

cordepbol dijo...

Me parece muy pertinentes tus apreciaciones sobre todo en el sentido de que en un mudo como el de hoy totalmente conectado por la web, aun se den trabas por meros tecnicismos, y que la letra valga mas que la vida es en estos días algo imperdonable desde todo punto de vista; te agradezco enormemente que me hayas recordado este punto y hayas abierto una nueva perspectiva para mi, mi nombre es Pedro Romero y soy abogado de la universidad de Cartagena, aquí te dejo mi pagina y mi blog personal para que si gustas pases por ellas: https://sites.google.com/site/abogadoscartagenadeindias/ y
http://blog-juridico-colombia.blogspot.com/

FranciscoB dijo...

Pedro: Gracias por la información, saludos.

Anónimo dijo...

Muy pero mu bueno este articulo y creo que tiene gran verdad el mismo titulo del articulo, es una buena observacion hasta desde el punto de vista de un abogado laboral que ha ejercido la profesion, pasando por malos y buenos momentos y conociendo todo tipo de gentes. muy bueno y continuen asi