¿Capriles Radonsky podrá derrotar a Chávez el 7 de octubre?



En el día de ayer, 12 de febrero de 2012, se llevaron a cabo las elecciones primarias de la denominada MUD (Mesa de la Unidad Democrática) en Venezuela. Los resultados fueron contundentes, el abogado de 39 años Henrique Capriles Radondonsky se alzó con la victoria, y por lo tanto será el rival de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012.

Capriles Radonsky es el gobernador del Estado Miranda, uno de los más poblados del país bolivariano, también se ha desempeñado como alcalde del municipio Baruta, y miembro del congreso. Capriles compitió en las elecciones primarias al lado de opositores al gobierno de Chávez como María Corina Machado, Pablo Pérez, Diego Arria, y Pablo Medina. Días antes, uno de los precandidatos, Leopoldo López, había anunciado su apoyo al gobernador de Miranda deponiendo su candidatura.

La Mesa de la Unidad Nacional obtuvo casi 3 millones de votos en las elecciones primarias, un buen resultado, teniendo en cuenta que era una elección interna y que muchos opositores al gobierno de Chávez simplemente votarán el 7 de octubre por cualquier persona que se oponga al actual presidente de la República. Sin embargo, y a pesar del entusiasmo que se pudo evidenciar en las toldas de los partidos opositores al oficialismo venezolano, las cosas no están tan claras ni tan fáciles a la hora de enfrentar al actual mandatario del Estado bolivariano. 

Hugo Chávez lleva trece años en el poder, Venezuela ha sido el impulsor de la denominada Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), y las otras ramas del poder poder público como el legislativo y el judicial tienen una gran influencia del Jefe de Estado; eso sin mencionar que los ámbitos militares estarían totalmente permeados por la ideología socialista bolivariana que se les ha inculcado en todos estos años de revolución. Venezuela sigue siendo uno de los mayores productores de petróleo del mundo, aunque sus cifras de exportación han decaido en los últimos años. Sin embargo, esta nación continúa en la cima de los rankings de productores del "oro negro". La empresa petrolera de Venezuela (PDVSA), está totalmente en manos del ejecutivo venezolano, y no son pocas las denuncias que se han levantado sobre la posible utilización de los fondos de esta empresa para subsidiar campañas políticas oficialistas y para, incluso, enviar fondos a campañas electores de otros países.

Las cosas así no estarían fáciles para la oposición. Hugo Chávez ha transformado el sistema político venezolano, promovió al principio de su mandato una asamblea nacional constituyente que derivó en el posterior nacimiento de la denominada Quinta República, modificando las estructuras de poder en el Estado y delineando una serie de objetivos que se han convertido en el dogma de una revolución bolivariana de corte socialista. Desde 1999, Venezuela ha llevado a cabo varias elecciones presidenciales, para la asamblea legislativa, referendums revocatorios, y elecciones para cargos en gobernaciones y alcaldías, lo que convierte a este país, en uno de los más ajetreados en materia electoral del continente. La oposición al gobierno de Chávez no sólo está oponiéndose a un individuo en el poder sino a todo un aparato político que sustenta hoy en día el mando en Venezuela, incluso, uno de los precandidatos de la MUD, Diego Arria, propuso llamar a una nueva asamblea nacional constituyente después del 7 de octubre, para desmantelar todo el aparato chavista que rige el Estado bolivariano, ya que según él, no bastaría con ganarle a Chávez el 7 de octubre, también habría que barrer con todo el sistema que se ha erigido en estos 13 años de revolución. 

Capriles Radonsky es un joven abogado, a los veintisiete años fue vicepresidente del congreso venezolano, y ha sido alcalde de un municipío denominado como Baruta. Hoy en día es el gobernador del Estado Miranda, uno de los más importantes de Venezuela, y con el apoyo de los partidos que conforman la Mesa de Unidad Democrática pretende arrebatarle el poder a Chávez. Cosa difícil, por varios motivos, el primero es que Chávez a pesar de todo el desgaste que ha sufrido en estos trece años de gobierno goza de una sólida popularidad en varios ámbitos de la sociedad venezolana, los beneficiarios de las misiones sociales que se han puesto en funcionamiento no olvidan con facilidad que durante la vigencia de la cuarta república estuvieron excluidos de muchos servicios básicos como educación, salud o vivienda, y que mal que bien, Chávez les ha dado "algo". El PSUV (Partido Unido Socialista de Venezuela), es una sólida organización creada hace algunos años para articular a los movimentos y partidos afectos al régimen chavista, y que con el paso de los años se ha consolidado como una organización unificadora en torno a la figura del líder, en este caso Hugo Chávez. La enfermedad de Chávez, también ha sido un punto positivo a favor del presidente en ejercicio, ya que la imagen de un líder combativo que se repone contra la adversidad, es una buena forma de alimentar el mito de fortaleza y resistencia del gobernante, lo que le da un aura de imbatibilidad digna de un semidios griego. A la gente le gusta estar al lado del fuerte, no del débil. Y como asunto paradógico, ver a Chávez trotando en el palacio de Miraflores después de una operación le otorga cierta simpatía psicológica. Capriles Radonsky, a contrario sensu, tiene una imagen de hombre joven, de líder refrescante, sin embargo, no tiene lo que los nortearmericanos llaman "presidenciabilidad" o "imagen de presidente", su físico desgarbado, su pinta en camiseta y su cachucha de beisbolista no le dan esa aura de poderío que tanto le llama la atención al populus electoral. Es cierto que muchos opositores a Chávez simplemente votarán por el que se oponga a él, sin importar el contendiente; pero, en este caso, y como en todas las elecciones siempre hay un factor determinante que es el de los indecisos y si bien es cierto en Venezuela las cosas están polarizadas, también hay un rango de votantes independientes que serán cruciales a la hora de definir la elección. Capriles debe cautivar a este público fluctuante si quiere ganar. Llega a las elecciones presidenciales con un apoyo de por lo menos 3 millones de personas, que fue el número de votantes en las elecciones primarias de ayer domingo, sin embargo, el número de votantes chavistas estaría por la misma cifra, lo que hace más importante y vital el apoyo de los independientes.

El reto de Capriles es cautivar ese voto que muchos denominan como de "opinión", incluso en el actual estado de cosas en Venezuela, y tratar de arrancarle a Chávez varios de sus simpatizantes. El discurso de Capriles ha sido conciliador, "Yo seré el presidente de todos los venezolanos" sentenció Capriles despúes de conocer los resultados de las elecciones primarias. Sin embargo, en Venezuela, todo el mundo identifica a Capriles como un opositor, y como un antichavista, por lo tanto, arrebatarle electores a Chávez estaría muy difícil, en consecuencia, su discurso de unificiación no sería de buen recibo por parte de las toldas socialistas bolivarianas. Capriles debe convencer al electorado independiente que no es un simple antichavista, y que sus políticas, en el caso de que obtenga la victoria el 7 de octubre, no estarán dirigidas a hacer borrón y cuenta nueva, ya que muchos venezolanos mal que bien se han beneficiado de muchas ayudas del gobierno de Chávez. Capriles tendrá que convencer al estamento militar de no ser un revanchista, y que si llega a ganar el 7 de octubre no pasará por la guillotina del despido a varios miembros de la cúpula militar de manera radical. El reto de Chávez será aglutinar a sus seguidores en torno a él, no permitir que los cantos de sirena opositores convenzan a sus electores de siempre. Por otro lado, debe proponer algo nuevo para los próximos años, para no presentarse como el pasado, sino como un renovado presente, y tratar de que su discurso extremo no ofenda a más opositores que podrían reproducirse en los próximos meses gracias a la campaña de incertidumbre que han alimentado algunos por su estado de salud, y el posible resquebrajamiento del chavismo en una posible ausencia del líder bolivariano. Amanecerá y veremos, el 7 de octubre el país natal de Bolívar decidirá su suerte política. 

Fuente de la fotografía: http://hayuncamino.com/

1 comentario:

Moises Franco dijo...

http://periplosdeuninmigrante.blogspot.com/


LUNES 20 DE FEBRERO DE 2012

Once a Jew always a Jew


Simón Bolívar, Libertador de Venezuela, encontró refugio y paz en los hogares de un grupo de judíos Curazoleños. Estos, reunidos en la antigua sinagoga de Curazao, ofrecieron y entregaron ayuda material al Libertador Simón Bolívar, para su ejército en su lucha contra el poderío español que explotaba y cometiendo abusos a la población civil a la vez que desangraba las riquezas de aquella tierra promesa para apuntalar la caótica economía ibérica. Con este incondicional apoyo de las familias judías de Curazao se establecieron inmejorables relaciones fraternales entre los judíos de la época y la república venezolana nuevamente independiente y soberana…
Ahora, a tan solo cerca de doscientos años de ese maravilloso apoyo de la comunidad Curazoleña a la otrora joven Venezuela, encontramos que un digno sucesor de aquellas familias judías, se enfrenta tal cual justa, al actual mandatario Venezolano. Se enfrenta al Coronel Hugo Chávez Frías, en un afanado intento por derrotarlo en las urnas como establece la constitución Venezolana.
Para Henrique Capriles Radonski, joven venezolano, nacido de madre judía en Julio del 72, esta contienda política le representa un reto compuesto. Un reto amargo que deberá tomar por los cachos y como en tal cual alternativa, lucir su mejor diestra. Tratando de esconder sus nítido linaje ancestral, mientras gerencia su agenda política para llevar a Venezuela de vuelta a los periódicos del mundo occidental como país amigo y socio comercial. La historia se repite y esta vez con matiz político, el joven candidato es subrayado por su clara condición de judío, a pesar de orgullosamente proclamar su ferviente identidad católica…
Las familias Capriles y Radonski, son familias Judías de Holanda y Rusia respectivamente. Llegadas a tierras venezolanas en búsqueda de libertad religiosa y oportunidades económicas. Ahora, a pocos años de sus respectivos arribos a suelo venezolano, el oficialista partido de gobierno liderado por el Comandante Hugo Chávez, buscan afilar la guillotina para encumbrar la límpida carrera política de este joven de origen judío, para socavar las bases de los partidos políticos que representa así como enemistar a seguidores y amigos que han unidos fuerzas, en una contienda llena de espesa bruma y malos olores.
Entiendo que el centro Wiesenthal con base en California, Estados Unidos envió misiva al presidente Chávez, exigiendo un cese de inmediato a sus ataques indiscriminados y dirigidos abiertamente al joven Capriles-Radonski por su condición de hijo y nieto de Judíos.
Señor presidente Hugo Chávez, cumplo con informarle que el pueblo judío es un pueblo amigo; es un pueblo que aporta a la ciencias y las artes en su paso por el mundo. Es un pueblo lleno de bendiciones que ayuda cooperando con causas nobles y especialmente en Venezuela ha contribuido desde los tiempos de la colonia en el fortalecimiento y desarrollo de esa gran nación…
Por favor recuerde usted que los judíos Curazoleños(Los Capriles entre ellos) ayudaron a Venezuela cooperando con Bolívar en logística, garantías económicas y armamento. Por otro lado los judíos sobrevivientes del holocausto Nazi(Los Radonski entre ellos) salieron de una Europa de postguerra con una tenacidad distinta, con una determinación a triunfar que usted aun no conoce… con una fuerza interior que forjo el estado de Israel para convertirlo en una de las mas importantes potencia tecnológicas del mundo…
Tal vez la historia quiera darle a usted una lección y ponerlo a prueba, no solo con su enfermedad por haber maldecido a mi pueblo o por haberse mofado de su iglesia católica en Venezuela… pero tal vez por verse derrocado en las urnas por un joven judío como aquel pequeño David que una vez derrumbo al temido Goliat con solo una piedra.

Caracas 20 de Febrero de 2012

Moises Franco