Los abogados sofisticados

Escoger profesión en algunos casos es difícil. Para mí lo fue hasta cierto punto. Cuando acababa el bachillerato, y llegaba aquella época de presentarse a las universidades, también llegaba el dilema del futuro profesional. En mi caso escogí estudiar derecho. Ser abogado, ése sería mi destino. Sin embargo, siempre tuve claro algo en mi mente: quería aprender derecho, el ejercicio de la profesión vendría después.

Cuando ingresé a las aulas del Colegio Mayor del Rosario –donde cursé jurisprudencia- no tenía una visión muy clara sobre qué pasaría después de acabar la carrera. Un profesor –esta anécdota la he contado varias veces- me preguntó en primer año: “¿Cómo se visualiza usted en el futuro?”. Mi respuesta fue: “Quiero resolver problemas”. El profesor hizo una mueca que me resultó bastante desagradable porque era de burla, él exclamó: “¿Desde pequeño usted ha soñado con resolver problemas?”. Todos mis compañeros emitieron una carcajada, el profesor estaba ridiculizando mi respuesta. Después dije que quería ser asesor jurídico, o algo así, para atenuar las risas. El profesor me corrigió con su habitual arrogancia: “Es mejor decir que quiere ser consejero, asesor es una palabra pasada de moda”.

Hoy en día, y varios años después de graduarme de abogado, todavía me pregunto si escogí bien mi carrera. El ejercicio de la profesión de abogado es difícil, está llena de vericuetos, enredos, malas prácticas, y sobre todo mucho aburrimiento. Es el precio que pagan los abogados por obtener enormes cifras en honorarios, dicen algunos. Y es verdad, uno puede volverse millonario siendo abogado. De hecho, conozco muchos colegas que nadan en dinero ejerciendo la profesión. Sin embargo, la vida me ha enseñado que el dinero no es todo en la vida. Muchos sonreirán cuando lean esto, estoy seguro. Pero es la verdad, el dinero no puede ser la principal motivación para ejercer una carrera o un oficio. Quienes se dedican a una ocupación por dinero terminan destruyendo sus vidas, porque encierran sus sueños en clósets, y esos sueños –como cadáveres putrefactos- empiezan a emitir mal olor y a carcomer las conciencias.

Me gusta el derecho; lo entiendo, lo admiro, y lo critico. Como profesor he sentido alegría al observar los emocionados rostros de los alumnos, al verme exponer algún tema jurídico –aunque también he visto desdén y aburrimiento, a decir verdad-. Sin embargo, el derecho me ha servido mucho. Me ha dado una visión de la realidad en la que nos movemos, una descripción de la entelequia que hemos creado los seres humanos para vivir. El derecho es una hermosa creación humana, es una de las mayores expresiones de la civilización. Sin embargo, en la práctica tiene enormes defectos, que de cierta forma nos desaniman a todos los que lo idealizamos.

Como en toda actividad; hay abogados buenos, regulares, y malos. No creo en aquel paradigma urbano y vulgar que afirma: “No hay abogado honesto”. Eso es mentira, conozco muy buenos profesionales del derecho que de forma íntegra han acumulado enormes recursos económicos sin recurrir a la inmoralidad o a la ilegalidad.

No me equivoqué, debía estudiar derecho. Era preciso conocer este mundo para incursionar en otras aventuras intelectuales –como las de escritor, comunicador, o profesor-. Siento gratitud con la vida por haber conocido a mis profesores, a mis compañeros de universidad, a mis colegas con los que trabajé, a mis jefes, y en general, a todas aquellas personas que están involucradas con el derecho.

El viernes pasado, y ése es el motivo de este escrito, escuché en la radio la entrevista que le hicieron a un abogado de una prestigiosa firma de Colombia. Al jurista le preguntaban por un extraño caso relacionado con la constitución de una multitud de sociedades, con el fin de adquirir un predio rural en el sur del país. El caso es complejo, y no quiero entrar en detalles sobre el particular. Pero, lo que me llamó la atención fue una de las respuestas del abogado. Los periodistas –de forma justa o injusta, no lo sé- en un momento dado lo acusaron de leguleyo. ¿Qué quiere decir este término? En el ámbito legal, un leguleyo es una persona que se ajusta demasiado a la norma, perdiendo por un momento la noción del fin de la misma. Todas las normas tienen un fin, pero, muchas veces los que deben aplicar esas normas distorsionan sus objetivos, o incurren en injusticias al apegarse demasiado a éstas. Es difícil explicar esto, lo sé, sobre todo a un público no ilustrado en la materia.

La respuesta del jurista al ataque de los periodistas fue de este calibre –palabras más, palabras menos-: “Para ustedes es una leguleyada, pero es lo que hacemos los abogados sofisticados al interpretar una norma”. No soy un juez o un funcionario de un órgano de investigación, para decidir quién tiene la razón en este caso. Sólo quiero decir que me llamó la atención este término: “Abogados sofisticados”. Después de escuchar la entrevista radial del jurista me pregunté: ¿Qué es eso? ¿Qué es un abogado sofisticado? A mí nunca me enseñaron eso en la carrera, y jamás lo he escuchado en el ejercicio de la profesión. De pronto, sí se utiliza pero yo jamás había oído esas palabras juntas. “Abogado” y “sofisticado” no son expresiones que usualmente uno escuche mencionar de forma conjunta.  

Me imagino que el abogado de esta prestigiosa firma quería decir que la operación sobre la que era cuestionado, era una operación compleja, y que por lo tanto a simple vista podría ser la expresión de una leguleyada, aunque en realidad era una maniobra legítima pero difícil de explicar a un público profano. Eso fue lo primero que pensé. Después acudí a mi memoria “vivencial”, llamémosla así. Esto quiere decir, que acudí a mi experiencia con este tipo de personas. Los abogados de estas prestigiosas firmas -en general- son egresados de universidades privadas, han hecho uno o varios postgrados en Colombia, y también han cursado especializaciones en el extranjero. En la mayoría de los casos hablan más de un idioma. Esas firmas cobran por hora de trabajo, y generalmente lo hacen en dólares. Hay de todo en esas firmas; como siempre, hay buenos, regulares, y malos abogados. El hecho de que un abogado haya estudiado en una universidad privada, haya cursado un postgrado en Estados Unidos, y hable inglés aceptablemente, no lo convierte en un genio o en superdotado. Lastimosamente esas firmas tienen unos criterios bastante superficiales para escoger a sus empleados, pero así funciona no sólo el mercado laboral de los abogados, sino en general, el mercado laboral, lamento decirlo.

Conozco varios amigos abogados que trabajan en esas prestigiosas firmas, y son excelentes profesionales. Pero, también hay varios mediocres, tengo que confesarlo. Cuando el jurista –objeto de la entrevista radial mencionada- hablaba de los abogados sofisticados, para presentarse como algo diferente a los simples leguleyos, acude a su orgulloso título de miembro de tal o cual bufete. Como si eso lo exonerara de responsabilidad.

No hay abogados sofisticados, todos los abogados somos simples defensores de la justicia –o eso creo yo-; todos los abogados tenemos una misión: defender la verdad para que haya paz y armonía en la sociedad. Algunos lo hacen desde la magistratura, otros desde la cátedra, otros desde el litigio, otros desde la oficina jurídica de una empresa o de una entidad pública. Todos los abogados tenemos un deber con la sociedad: lograr la Justicia. No hay operaciones simples y complejas para el mundo jurídico, porque todas las operaciones jurídicas son aplicaciones de la Ley.

Interponer una acción de tutela para proteger un derecho fundamental es tan simple y tan complejo como constituir veinte sociedades y registrarlas en un país europeo. Para el abogado, todos los problemas de los clientes son complejos porque esos ciudadanos están reclamando un derecho, que para ellos es vital. Es tan importante proteger el derecho a la salud de una anciana de noventa años, como defender los intereses económicos de un conglomerado industrial. Para el abogado de verdad, ambos casos son igual de importantes.


Y vuelvo a la anécdota que me sucedió en la universidad. Ese profesor que se burló de mi respuesta tenía o tiene fama de fanfarrón, de soberbio, de arrogante. Años después, cuando yo ya era profesor, me sucedió una anécdota referida a este individuo. Un día, cuando acabé de dictar una clase, y tenía que firmar en la planilla de control de asistencia, me encontré a la secretaria de la Facultad llorando a mares. Le pregunté lo que había sucedido, y me dijo que el citado profesor la había humillado y ofendido. Yo le aconsejé que no le pusiera atención, que todos sabíamos que ese tipo era un patán. Porque paradójicamente, ese profesor también se las da de ser un “abogado sofisticado”. 

5 comentarios:

OSCAR ORLANDO QUINTERO LOZANO dijo...

Buen artículo. Brevemente y significando el suceso actual que vive la profesión y algunos "profesionales del derecho", también una anécdota: Cuando inicie mi carrera para obtener el titulo de abogado que anhelaba, con uno de mis hermanos sostuve controversia algo acalorada porque me sugirió que los abogados terminan siendo como sus defendidos en el penal; tan culpables como ellos porque para sacar avante su defensa, que de paso colocaba en controversia porque no se explicaba como defendía a una persona que sabía culpable hasta los tuétanos, se inventaba toda clase de artimañas para engañar a la justicia, aspectos que bajo el calor de mi condición de primiparo no lograba atisbar, pero hoy le doy la razón. Que decepción la utilización que se ha dado a nuestra profesión por una gran grueso de abogados incluyendo la judicatura. Ellos también son "abogados sofisticados".

Elecciones 2014 dijo...

Gran trabajo el que nos compartes, admirable el trabajo.

ÁNGEL DANIEL AYALA SAAVEDRA dijo...

Esta profesión del derecho es un mecanismo de defensa de los particulares, ya sea contra otros particulares o contra las mismas instituciones ya sean privadas o del Estado, están basadas en la ética profesional reglamentada por la ley 1123 del 22 de Enero de 2007, por medio del cual se establece el Código Disciplinario del Abogado, es así que en su artículo 28 nos habla de los deberes del abogado, el cual es bastante amplio y suficiente que no debemos de dejar de lado, ya que para eso recibimos cátedras magistrales en nuestras universidades, por medio de las cuales nos enseñan la importancia, el valor y la responsabilidad que será depositada en cada uno de nosotros.

De igual manera hay que observar que al empezar dicho artículo, de una vez nos deja entrever que el primer deber es observar nuestra Constitución Política y la Ley, deberes que a gran manera se observa el deber jurídico y por ende profesional que debe aplicar el abogado.

Es por lo anterior que no podemos ver nuestra profesión como si el derecho fuera un negocio, porque estaríamos perdiendo esa esencia profesional y sobretodo de satisfacción personal, claro está que al plantear este dilema que entre el derecho como profesión o como negocio, pues resultaría más favorable verla como negocio, pero eso es de acuerdo a la calidad humana, a nuestras costumbres, que desde muy jóvenes nuestros padres nos enseñaron y dejaron ese legado que vivirá para siempre con nosotros, y que lamentablemente o que positivamente igualmente dejaremos a nuestros descendientes.

Ya para finalizar les traigo a colación el Decreto Ley 196 de 1971, el cual en su primer artículo nos señala que la función social y la misión del abogado era la de colaborar con las autoridades en la conservación y perfeccionamiento del orden jurídico del país y en la realización de una recta y cumplida administración de justicia. Es por esto que no debemos perder los valores para que posteriormente pongamos en práctica los respectivos deberes que como lo dije anteriormente la ley 1123 de 2007 nos exige.

Teófilo Posada Vallejo dijo...


Si vamos al concepto dado por los libros sobre lo que significa ser abogado encontramos es aquella persona que ejerce profesionalmente defensa jurídica de una de las partes en juicio, así como los procesos judiciales y administrativos ocasionados o sufridos por ella. Además, asesora y da consejo en materias jurídicas… Se pueden encontrar miles de significados de lo que es ser abogado y todas expresaran de una u otra manera lo que esta profesión, la que escogimos algunos, que nos motivó a ser abogados es lo de menos lo importante es cómo y con qué ética nos comportamos, cuando se menciona nuestra profesión se encuentran numerables reacciones, los que piensan que todos somos avaros y aprovechados de quien usa nuestros servicios y un inhumano con quien es la contra parte, para muchos somos personas que tenemos que saber de todo un poco y debemos responder a cualquier consulta donde sea a la hora que sea y de inmediato, cambiar esta imagen depende de cada uno de nosotros y hacer ver lo que realmente es la profesión de abogado personas al servicio de la sociedad que velan por la no vulneración de los derechos fundamentales, derechos civiles, laborales y un sin número de derechos los cuales son vulnerados día a día.

Abogados en Panamá dijo...

Gran articulo el que nos compartes, es todo un gusto visitarte.