LA ENSEÑANZA DEL DERECHO EN EL NUEVO MILENIO: UN RETO PARA LA NUEVA HUMANIDAD

Desde hace varios años me dedico a enseñar Derecho ( a no abogados especialmente), o Leyes ( como dicen los norteamericanos), y siempre he tenido la inquietud sobre el papel de los profesores de esta disciplina en un nuevo contexto social como el que vivimos.
El Derecho que tenemos en Colombia es una herencia europea de España y de Francia, y tiene algunas influencias del sistema anglosajón en los últimos años, pero, ¿ estaremos los profesores acorde con la nuevas realidades educativas ? en una sociedad donde la tecnología adquiere cada día mayor relieve, donde el mundo es más pequeño por efecto de las comunicaciones, y por lo tanto una realidad en la cual hay mayor relación y diálogo entre culturas ( a pesar de lo dicho por Samuel Huntington).
Es cierto que nosotros los abogados somos simples operadores jurídicos ( aunque me resisto a ser simplemente esto), ya que nuestro papel no es más que el de entender la Ley y aplicarla en beneficio de la justicia. Pero, en una sociedad cada vez más tecnológica ¿ se justifica que el abogado siga cumpliendo el mismo papel en la sociedad ?, ¿ los profesores de Derecho debemos seguir enseñando de la misma manera la Ley ?
Yo personalmente creo que jamás un computador podrá reemplazar a un juez humano, ni tampoco a un legislador, incluso, me parece que quienes así piensan son ignorantes de la condición humana. Sin embargo, tampoco podemos desdeñar que el papel del abogado es cada vez más complejo, más especializado, y más mecánico.
Los juristas de antaño, aquellos que conocían todo el mundo jurídico aprendiendo sus principios son ya casi cosa del pasado. La competencia entre los abogados, ha llevado a una superespecialización en nuestra profesión, y ya un especialista en un área puede ser un ignorante en los principios de otra área del Derecho impunemente.
El mundo contemporáneo, agobiado por la competencia económica, ha llevado a los abogados a ser simples "mecánicos legales", los juristas están en vías de extinción, y la universalidad del Derecho pasa a un segundo plano cuando se trata de pensar en la supervivencia y en la supremacía profesional.
Los profesores, en este contexto, tenemos dos opciones: transmitir principios y valores, o sobrevalorar el conocimiento como herramienta de lucha profesional. Personalmente, pienso que el mundo necesita mejores seres humanos, ya que mejores máquinas se están haciendo todos los días, y no podemos competir con las máquinas en ciertos aspectos, sobretodo en aquellas donde la mega-eficiencia es lo más importante.
El abogado debe ser una mejor persona cada día, y así se deben educar los nuevos profesionales en ciencias sociales y exactas. La mecanización del Derecho no puede estar en contra de la mayor humanización de nuestra profesión, y en general de quienes se dedican a una profesión u oficio.
Hoy, como jamás ha ocurrido en la historia de la humanidad, el hombre está en capacidad de destruir su planeta y su especie en cuestión de poco tiempo, pero esta conciencia se ha deslocalizado hacia una competencia excesiva y a una falta de reflexión sobre el papel del abogado.
En mi condición de profesional del Derecho, no soporto ser simplemente un conocedor de la Ley, y quiero ser un aportante de ideas activo, en un mundo que cada día se debate más al filo de la navaja.
Ese es nuestro papel como profesores de ciencias sociales, apostarle a la reflexión, al debate, a la humanidad, a la universalidad, y sólo así podemos insertarnos en un nuevo milenio que pide a gritos una nueva humanidad, y que sólo pocos se han dado cuenta de este clamor.
Un tema para meditar, mis queridos colegas y amigos.


4 comentarios:

Escritorio Jurìdico Andrea & De Leòn dijo...

Antes que nada le deseo para èste año todo el exito del Mundo en el ejercicio de su Profesiòn estimado colega.El tema que toca es de gran significaciòn porque se trata de la formaciòn del profesional que ha de intervenir en el Contexto social que viven nuestros paises y esto implica que ya el ABOGADO debe dejar de ser UN TECNICO EN LEYES para convertirse en un JURISTA termino mucho màs amplio que implica una formaciòn màs amplia y màs solida en las diferentes materias que conforman el conocimiento Universal,el Abogado debe dejar de ser un Simple conductor, es decir, como decia nuestro Maestro Luis Maria Olaso Decano de nuestra Facultad de Derecho EL ABOGADO NO DEBE SIMPLEMENTE UNIR CABLES PARA GENERAR UNA CONEXIÒN basta ya de los electricistas del Derecho, hace falta un profesional que analice los temas de manera amplia y que otorgue soluciones No basta irse a las Consecuencias hace falta analizar la causa de los problemas que se someten a nuestro conocimiento. Excelente articulo Felicitaciones !!!

Cordiales, Saludos !!!

Dr: Gilberto Antonio Andrea Gonzàlez
ABOGADO-U.C.A.B.

Francisco dijo...

Muchas gracias doctor Gilberto Andrea, también le deseo los mejores deseos para este año. Sí en un mundo como el actual, más que mecánicos jurídicos, se requieren juristas, juntando la universalidad y lo particular de la profesión, saludos.

ivancavero dijo...

Muy buen post Francisco. Totalmente de acuerdo contigo. Pero sólo agregaría a tu posición lo siguiente: Ahora los abogados necesitan desarrollar otros talentos. En el siglo pasado los abogados técnicos eran los profesionales de las leyes, hoy en día esos técnicos ya no son profesionales. Son sólo técnicos. Ser profesional ahora implica preocuparse por los intereses, objetivos y propósitos de los clientes y/o potenciales clientes. Es decir, los profesores de leyes hoy deben inculcar en sus alumnos que el profesionalismo no se logra cuando me convierto en un experto de la ley, sino cuando esa competencia de experto es utilizada en conocer las áreas de industria de sus clientes, involucrarse con ellos en los objetivos de sus negocios, en otras palabras DEMOSTRAR INTERES Y PREOCUPACION en los negocios e intereses de los clientes y potenciales clientes.

En verdad Francisco, consideraría seriamente ampliar y afinar tu Post con propósitos de publicación en un Revista de Leyes de Colombia.

Una vez más felicito tu posición

Ivan Cavero
www.practicalegal.blogs.com

Lado C dijo...

Creo que al igual que cualquier profesional del area que sea, los abogados debemos asumir un rol activo en la creación de un entorno social que comprenda sus derechos, pero que también esté dispuesto a ejercer sus deberes... por nuestra formación, humanista, filosófica y cientifico jurídica, podemos hacer mucho por la comunidad donde vivimos... no mirar solo hacia afuera en busca de clientes, sino mirar hacia afuera en busca de herramientas e instrumentos que nos permitan apoyar los movimientos sociales, las organizaciones vecinales, sindicales, estudiantils, apadrinar a una de ellas y ser su asesor jurídico, para que pudan cumplir mejor sus roles, para que puedan ejercer sus derechos y desarrollar sus deberes...
el abogado que de su oficina se lleva todo el conocimiento para su casa y no lo comparte con sus vecinos, con su comunidad, es el típico ejemplo del profesional neoliberal que solo piensa en la recompensa del lucro, que solo ve el éxito en la posesión de bienes materiales y la vinculación exclusiva a sectores que puedan mejor pagar sus servicios...
En mi caso,junto con ejercer la abogacía, tanto privada como social, participo de una Radio comunitaria, asesoro a dirigentes vecinales, sindicales, estudiantiles, gremiales etc., y no por el mero afán de lucro, sino con el fimer proposito de hacer valer los derechos que la constitución y las leyes asegurana todos los ciudadanos, y defender a raja tabla los principios generales del Derecho que día a día son pisoteados por una mayor flexibilidad y por el endiosamiento de la propiedad privada y el mercado...
Concuerdo en que como profesionales debemos pensar radicalmente el derecho, abordarlo desde sus más variadas aristas, pero desde y con la comunidad, para y por los que nos ncesitan, sin cerrar los ojos ante la opresión y la miseria y sin mirar para el lado cuando la situación clama nuestra acción...

Desde Chile, tierra de poetas, historiadores y juristas, les saluda muy afectuosamente un heredero del abogado, guerrillero y padre de mi patria, Manuel Rodriguez Erdoiza, quien en los peores momentos de nuestra lucha independentista clamó ¡Aún tenemos patria ciudadanos!... grito que sigue vigente hoy en un país, Chile, sometido a las políticas de shock neoliberales (leer a Naomi Klein), regidos por una constitución bastarda, herencia de la rata punga asquerosa conocida como Augusto Pinochet...

atte

Rodrigo Guerra